Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas



Principios fundamentales

Introducción

Los hábitos son imprescindibles para ser altamente eficaz ya que estos son los que forman el carácter.

El hábito implica
  • Conocimiento. Este es el componente teórico. Significa qué hacer y para qué.
  • Habilidad. Este es el componente práctico. Significa cómo hacerlo.
  • Deseo. Este es el componente emocional. Significa querer hacerlo.
  • Carácter y personalidad
Existe una diferencia importante entre la ética del carácter y la ética de la personalidad.
  • Ética del carácter: implica cómo se debe ser.
  • Ética de la personalidad: implica cómo parecerse o qué mostrarle a los demás.
La personalidad es como la punta de un iceberg. Es superficial. En cambio, el carácter es la gran masa debajo de él. Las técnicas que suelen enseñarse en libros de autoayuda son para mejorar la personalidad, la apariencia, lo visible. Si no se emplea en el bien común se vuelven técnicas de manipulación y para fines mal intencionados. El carácter, en cambio, construye la credibilidad y la confianza. Esto es imprescindible para crear relaciones interpersonales sólidas y estables.

Madurez continua

Proceso que conduce al progreso y desarrollo en forma ininterrumpida. Sus niveles son:
  1. Dependencia. Necesidad de los otros (actitud del tú).
  2. Independencia. Libre de la influencia externa, control y validación ajenos (actitud del yo).
  3. Interdependencia. Lograr la cooperación mutua para lograr objetivos en común, propios y ajenos (actitud del nosotros).
De este modo, al acceder de un nivel de madurez a otro superior, se alcanza una victoria.
  • Victoria privada: avance de la dependencia a la independencia.
  • Victoria pública: avance de la independencia a la interdependencia.
La primera debe proceder a la segunda, ya que la interdependencia es una opción que solo los independientes pueden optar.

Los 7 hábitos: panorama general
  1. Ser proactivo: la vida es producto de valores y decisiones, no de los sentimientos y condiciones. En este hábito se deben asumir las responsabilidades. Lo contrario a ser proactivo es ser reactivo: es dejarse influenciar por el entorno y responder ante cada estímulo del mismo.
  2. Comenzar con el fin en mente: ver la imagen mental de a dónde se quiere llegar en cada decisión, relación o acción.
  3. Poner primero lo primero: decidir qué es lo principal y qué es secundario para alcanzar ese fin.
  4. Pensar en ganar – ganar: es la búsqueda del beneficio colectivo. Es la mentalidad de abundancia. Es tomar conciencia que la competencia no es una amenaza.
  5. Buscar primero entender, luego ser entendido.
  6. Sinergizar: cooperación creativa. Pensar que un mecanismo coordinado es mejor que la suma de sus partes.
  7. Afilar la sierra: es el proceso continuo. Este hábito renueva todos los anteriores.
Proceso de enseñanza de una tercera persona

La mejor manera de aprender es enseñando lo aprendido. Las ventajas de esto son:
  • Afianza lo aprendido
  • Incrementa la probabilidad de aplicar lo aprendido
  • Aumenta la capacidad de comunicar las ideas aprendidas
  • Mejora la profundidad de la relación
Los 7 hábitos y principios

Los 7 hábitos están basados en principios. Principio no es lo mismo que valor. Los principios son universales, inamovibles, tienen peso propio; los valores, en cambio, son adquiridos de las vivencias y el entorno. Cuando los principios y los valores sociales establecidos no están alineados es necesario comprobar la diferencia y luego evaluar qué hay que hacer para alinearlos. Muchas veces principios y valores se confunden y esto lleva a la falta de efectividad.

Los principios gobiernan

Controlamos las acciones, pero las consecuencias de ellas la gobiernan los principios. Los valores, en cambio, no gobiernan. Los valores pueden servir para el momento, pero los principios duran para siempre.

La ley de la cosecha

La preparación y el respeto por los principios son el recurso más importante con el que se cuente. La ley de la cosecha es la ley natural por la cual uno cosecha solo lo que ha sembrado previamente.

Paradigmas

Paradigma significa patrón, modelo, representación, sustituto. Imagen mental de la realidad. Esta imagen depende de nuestras vivencias previas. El paradigma es un mapa mental, la visión que tenemos de las cosas. Es más profundo que la actitud o la conducta.

Paradigmas y el espejo social

La mayoría de los mapas son funciones del espejo social. Es una profecía autorrealizada: la gente responde ante lo que ve en el espejo social. Trata o es según lo que ve y no lo que es realmente. Vemos lo que buscamos.

Efectividad

La efectividad depende de dos factores:
  • Conseguir lo que se quiere (P = productividad)
  • Conseguir que se siga consiguiendo lo que se quiere (CP = capacidad de producción)
Estos conceptos implican, por ejemplo, conseguir la máquina y luego realizarle mantenimiento.

Balance P/CP en las organizaciones
Cuando una empresa ahorra costos (capacitación al personal, mantenimiento, calidad), los clientes pierden la credibilidad, los empleados la lealtad y las máquinas, efectividad. El balance P/CP implica luchar por incrementar el valor económico y la calidad de vida de todas las piezas clave.

Cuenta bancaria emocional

La cuenta bancaria emocional es la CP en cuanto a interacciones humanas. Los pequeños errores involuntarios hacen pequeños retiros en esta cuenta, mientras que traiciones a la confianza hacen grandes retiros e, incluso, hacerla quebrar.

Depósitos y retiros

La cortesía y la amabilidad son depósitos. Hacer y cumplir promesas construye credibilidad. No cumplirlas puede ser grave. No hacer promesas también es un retiro aunque de menor gravedad.
  • Las expectativas deben ser claras y no ambiguas.
  • Lealtad al ausente. A quien no está presente no debe criticarse. Si se quiere retener a los presentes, se debe ser leal al ausente, ya que critica a quien no está genera duplicidad en la persona.
  • Si nos equivocamos hay que disculparse, ya que lo contrario es la arrogancia y es un retiro.
Hábito 1: ser proactivo

Proactividad y reactividad

La última libertad humana es el poder de elegir la respuesta a cualquier condición del entorno. El más alto valor humano es el de poder elegir una actitud en situaciones sobre las cuales no se tiene control.

Entre el estímulo y la respuesta existe la libertad de opción. Esta libertad a su vez influye sobre el estímulo y el entorno. De ahí se distingue la diferencia entre libertad y liberación: la segunda es una condición externa, mientras que la primera es interna.

Lo que nos capacita para vivir es la visión del futuro.

Asumiendo responsabilidades

No es lo que la gente nos hace lo que nos hiere sino la acción que tomamos contra esa gente. La gente proactiva perdona y olvida. Nunca debemos construir nuestra vida emocional sobre las debilidades de los otros.

Las cuatro dotes humanas

Las cuatro dotes humanas son:
  • Autoconocimiento
  • Imaginación
  • Conciencia
  • Voluntad independiente
Estas dotes están dentro del espacio comprendido entre el estímulo y la respuesta. Se necesitan de las cuatro para poder liberarnos de la influencia del estímulo. Muchas veces es necesario tomarse una pausa para acudir a estas dotes antes de dar una respuesta acertada.

Círculo de influencia

Diferencia entre el lenguaje proactivo y el lenguaje reactivo:
  • Lenguaje proactivo
    • Voy a hacer
    • Elijo
    • Prefiero
  • Lenguaje reactivo
    • Debo hacer
    • Tengo que
    • Necesito
    • Siento que

Siempre debe tratarse a la gente como si fuera proactiva para que se comporten como si lo fueran. También se debe trabajar en el círculo interior, el cual irá creciendo sobre el exterior.

Convertirse en figura de transición

En cualquier relación debemos ser luz, no juez. Ser modelo, no crítico. Siempre que uno piensa que el problema está afuera, ese será el problema que estamos buscando.

La figura de transición es la que4 detiene tendencias negativas. Detiene lo antiguo y crea una nueva tradición.

Hábito 2: comenzar con un fin en mente

La creación mental

La mejor manera de predecir el futuro es creándolo. Toda decisión está gobernada por la visualización del resultado. Si uno no lo crea en su mente, uno vivirá condicionado por los factores externos, el espejo social y las decisiones de los demás. No debemos permitir que los agentes externos afecten la planificación.
Elegir el centro de vida

La mayoría de los paradigmas son suposiciones que nunca se cuestionan. Son lentes on los que uno ve todo. Aquel paradigma en que uno se centre serán los lentes que utilicemos.

El mejor centro que permita ser un buen marco de referencia, una fuerza que influya sobre el entorno, es basarse en principios, ya que estos permanecen inamovibles a través del tiempo.

Sentidos personales de misión

El más alto valor del hábito 2 es desarrollar una misión personal, un propósito, una filosofía.

Esta misión nos conlleva a hacernos dos preguntas básicas:
  • Para qué estoy aquí
  • Qué hago al respecto
Nosotros vivimos la vida en tres niveles:
  1. Pública
  2. Privada
  3. Interior.
La vida interior es la más profunda. Es la que influye en las otras dos y por lo tanto es la más importante. Es en donde se encuentran los asuntos más importantes de la vida. Para modificarla, es necesario trabajar en visión y en valores basados en principios.

Cuatro prescripciones

Las cuatro prescripciones en la historia contada por Stephen Covey sobre el médico que receta contra el estrés son:
  1. Escuchar detenidamente
  2. Tratar de retroceder
  3. Re-examinar tus motivos
  4. Escribir tus problemas en la arena
Antes de plantearnos la misión es necesario prepararse con una mirada introspectiva, evaluar los propios dones y usar el autoconocimiento. Estudiar la vida de las personas en las que nos inspiramos. Luego, escribir la misión como si nunca fuese a cambiar.

Hábito 3: poner primero lo primero

Lo primero

Un resumen de los primeros tres hábitos puede ser este:
  • Hábito 1: tomar conciencia que uno es el que escribe
  • Hábito 2: escribir
  • Hábito 3: aplicar lo escrito
Este hábito se centra en la eficiencia y el control del tiempo. 

Es un paradigma que da prioridad a las relaciones antes que a los horarios.

La esencia de toda efectividad radica en las relaciones humanas, las cuales están basadas por un sentido moral de principios y la práctica de la integridad.

Este paradigma está basado en:
  • Relaciones, no en horarios
  • Principios, no en valores
  • Liderazgo primero, luego administración
  • Brújula primero, después el reloj
Priorizando lo primero

Si las cosas importantes se priorizan, las pequeñas se acomodan. Conociendo el sentido de la vida se puede determinar cuáles cosas son importantes y cuáles no.

Viviendo en el cuadrante II

En la matriz de prioridades existen dos palabras que son claves:
  • Importante: sistema de valores y principios; misión, estrategia y metas para alcanzar la misión. La importancia nace desde adentro de cada uno.
  • Urgente: lo que prioriza. Este factor llega desde afuera.
La matriz de administración de tiempo se divide en cuatro cuadrantes:


A las cosas que no son importantes (III y IV) debemos rehuirles porque nos consumen tiempo y no nos ayudan a alcanzar nuestras metas; por lo que debemos decirse no a todo aquello que no sea importante. 

Lo urgente es lo que amedrenta a muchos gerentes. Estos cuadrantes (I y III) actúan sobre uno, por lo que no debemos enfocarnos en ellos.

Los 7 hábitos están enfocados y contenidos en el cuadrante II.

El proceso de 6 pasos
  1. Conectarse a su misión. Siempre debemos basar esta conexión en principios.
  2. Rever relaciones. Una mirada sobre nuestras funciones y nuestro papel social.
  3. Identificar metas.
  4. Organizarse semanalmente. No hacerlo diariamente, ya que esto no encuadra en el C I
  5. Ejercitar la integridad. Esto significa basar los valores de acuerdo a principios.
  6. Evaluar. Mirada introspectiva para saber cómo vamos.
El punto es organizarse en torno a todos los papeles que tenemos siempre de acuerdo a nuestra misión.

Hábito 4: pensar en ganar – ganar
Condicionamiento ganar – perder

Ganar – perder es un paradigma que envenena la mente y quiebra la confianza. Si el éxito depende de lo que tienen los demás, nunca tendremos suficiente y viviremos en un estado de permanente ansiedad, pendiente de qué mostrar, de cómo ganar, de no mostrar debilidad. Es el paradigma de la escasez.

Pensar ganar – ganar, en cambio, es el paradigma de la abundancia, de la cooperación, del beneficio mutuo. Cuando esto existe, el todo es superior a la suma de las partes.

Si la victoria privada está bien arraigada, no debe haber temor en demostrar debilidad o desventaja.

Creyendo en ganar – ganar

Ganar – ganar no es lo mismo que perder ganar. No consiste en ser blando o dócil. Por el contrario, ser duro es una muestra de seguridad e integridad. Ganar – ganar significa buscar consenso.

La salida liberadora es el no hay trato. Esto último implica estar de acuerdo con que existan desacuerdos. Así habrá calidad de relación, habrá una solución sinérgica a los problemas, un espíritu de consenso y sinergia. Al comprometerse en ganar – ganar o no hay trato no se necesitan técnicas de persuasión o negociación para llegar a un acuerdo.

Reprogamando ganar – ganar

Existen modelos de los cuales traemos nuestros paradigmas:
  • La familia. Debemos fomentar el amor incondicional desde el seno de la familia.
  • Escuela. En ella, es importante que se promueva el trabajo en equipo.
  • Relación con los semejantes. Debemos evitar las comparaciones con los demás para evitar el espíritu ganar – perder.
  • Deporte. En el deporte es importante trabajar en equipo, dar el mejor esfuerzo y disfrutar.
Las cuatro dimensiones de ganar –ganar
  1. Carácter.
    1. Integridad. Basar los valores en principios.
    2. Madurez. Armonía con uno mismo y con los demás. Es el fruto de la integridad.
    3. Mentalidad de abundancia. No confrontar. Es el fruto de la madurez.
  2. Naturaleza de la madurez misma o cuenta bancaria emocional.
  3. Acuerdos o compromisos mutuos.
  4. Sistemas y procesos ganar – ganar. Debemos crear un espíritu comunitario donde todos ganen.
  5. Acuerdos ganar - ganar
Generar iniciativa en los demás es la parte difícil del acuerdo. Cuando la gente se siente presionada buscará cualquier forma de ejercer resistencia, y no se hará responsable de los resultados si no puede ejercer sus propios métodos. Hay que dar tiempo a vivir los acuerdos.

Hábito 5: buscar primero entender y luego ser entendido

Diagnosticar antes que prescribir

La tendencia de la gente es ser primero entendido. Si busca entender, lo hace con intensión de replicar o de influenciar en los demás. Cuando uno está convencido de algo apenas si nos interesa lo que piensen los demás. Exponemos la necesidad de tener razón. Tratar de comprender nos hace sentir vulnerables. Lo que nos da seguridad es tener razón. Esto nos lleva a no entender a los demás.

Cinco niveles de escucha
  1. No escuchar. Ignorar.
  2. Simular escuchar. 
  3. Escuchar selectivamente. Solo escuchamos una parte o lo que nos interesa.
  4. Escuchar atentamente.
  5. Escuchar empáticamente. Ponerse en el lugar del otro, estando o no de acuerdo con lo que diga.
Respuestas autobiográficas

Para tratar de entender tendemos a preguntar. Pero aún entonces muchas veces estas preguntas suelen provenir de nuestro marco de referencia, están influenciadas por nuestra propia experiencia o sistema de valores, tratando de mantener el control o la dirección.

Las actitudes autobiográficas que solemos acometer implican
  • Sondear
  • Aconsejar
  • Evaluar (aprobar, desaprobar)
  • Interpretar: analizar o tratar de hacer entender (influenciar)
Las respuestas autobiográficas no son útiles para tratar de comprender con el marco de referencia del interlocutor.

Escucha empática

No existe un método más eficaz para entender que preguntar y escuchar lo que tengan para contar y capturar la esencia del mensaje más que las palabras. La clave para interpretar es mirar a los ojos y percibir las emociones. El punto principal es escuchar para entender y no para replicar.

Empático no significa simpático. La diferencia está en que en el primer caso uno comprende una experiencia ajena sin que uno mismo la haya tenido, mientras que en el segundo caso uno comprende la experiencia por haberla tenido.

Existen tres casos en los que es necesario aplicar la comunicación empática:
  • Si no estamos seguros de entender
  • Si no estamos seguros de que el otro se sienta entendido
  • Si el tema lleva una fuerte carga emocional
Respuestas empáticas

Existen cinco fases:
  1. Imitación
  2. Parafrasear (recreación, traducción)
  3. Reflejar sentimientos
  4. Recrear contenido y reflejar sentimientos
  5. No decir nada. Simplemente acompañar
Mucho más importante que los elementos técnicos en una conversación de un trato es la calidad de relación.

Hábito 6: sinergizar

El proceso de sinergización

Cuando se piensa en ganar – ganar, se interactúa genuinamente y nos dejamos influenciar se crean terceras alternativas a la visión de cada una de las partes.

A su vez, cuando existe sinergia el todo es más valioso que la suma de las partes, mientras que las adversidades desperdician energía con lo cual se logra un efecto inferior a la suma de las partes. Esto se podría ejemplificar de la siguiente manera:
Compromiso:        1 + 1 = 1 1/2
Sinergia positiva:  1 + 1 = 3
Sinergia negativa: 1 + 1 = 1/2

El principio de sinergizar es valorar las diferencias. No es aceptarlas ni tolerarlas sino celebrarlas. Las diferencias deben ser tomadas como ventajas, no como ventajas. El aporte extra que realiza la sinergia se sustenta con las diferencias y no con las semejanzas.

Para alcanzar la sinergia entre partes se requiere:
  • Un propósito en común
  • Un significado común
  • Un sentido de misión común
Si no hay un objetivo en común y una serie de principios comunitarios, las diferencias pueden llevar a generar sinergia negativa y conducirnos a preconceptos y prejuicios, los cuales actúan como protectores de nuestra seguridad.

Creando la tercera alternativa

Para llegar a un acuerdo es imprescindible recurrir al hábito 5 hasta lograr una total comprensión del marco de referencia de la otra parte. Si es necesario se debe repetir lo que la otra parte dice hasta poder ponerse en su lugar, con total respeto y sin juzgar absolutamente nada de lo que diga o piensa.

La perspectiva de humildad

El mundo es para cada uno de la misma manera en que uno es. El marco de referencia en que operamos es nuestra propia visión del mundo. Valorar las diferencias crea nuevas opciones, nuevas alternativas a las que tengamos vistas. La clave de la objetividad es aceptar la subjetividad, no ignorarla.

En los tres hábitos de la victoria pública se encierra la capacidad de resolver cualquier problema humano.
“Abrimos puertas y ventanas y dejamos que entren todas las corrientes, pero tratamos de afirmarnos sobre nuestros pies”
Mahatma Gandhi
Hábito 7: afilar la sierra

Las cuatro dimensiones

El hábito 7 es el hábito de la mejora y el aprendizaje continuos. Pone el énfasis en la capacidad de producción desarrollando de esta forma los otros 6 hábitos. Busca correr el punto de equilibrio entre esfuerzo y productividad para que este último se incremente hasta alcanzar el nuevo equilibrio.

Afilar la sierra afecta a:
  • La calidad
  • La satisfacción
  • Las relaciones
  • La toma de decisiones
Afilar la sierra se ubica en el CII y abarca las dimensiones
  • Física
  • Mental
  • Espiritual
  • Social/emocional
Las dimensiones física, mental y espiritual

En estas dimensiones se asegura la victoria privada.

Elementos de preservación:
  • Física
    • Ejercicio
    • Nutrición
    • Manejo del estrés. Esto puede lograrse mediante
      • La motivación
      • El compromiso
      • Desaferrarse del ocio
  • Mente
    • Leer
    • Pertenecer a grupos de lectura
    • Asistir a cursos y seminarios
    • Visualizar
    • Usar la imaginación
    • Comenzar con el fin en mente
  • Espiritual
    • Renovarse a uno mismo en cuanto a escala de valores
    • Trabajar con sentido de misión
    • Actuar de acuerdo a principios
    • Recurrir a literatura inspiradora
    • Educar la conciencia
La dimensión social/emocional

En esta dimensión afilar la sierra asegura la victoria pública.

Es necesario cultivar las relaciones apostando cuota a cuota en la cuenta bancaria emocional, pensando en ganar – ganar y escuchando empáticamente. Recuperar una relación que esté rota es también un aspecto importante de esta dimensión.

Conclusión

Para afianzar estos hábitos es importante contemplar los siguientes aspectos:
  • Compartir estas ideas. 
  • Buscar a alguien con experiencia en estos hábitos para exponer las dudas que tengamos al respecto.
  • Concentrarse en un solo hábito por vez.
  • Ser pacientes y perseverantes.
  • Elegir vivir la vida de acuerdo a principios.
  • Vivir los hábitos.
  • Trabajar en el círculo de influencia y convertirse en una figura de transición.
  • Buscar ganar – ganar en cualquier relación.
  • Poner primero lo primero.
  • Valorar las diferencias.
  • Afilar la sierra día tras día.
Resumen propio.

1 comentario:

  1. Me sirvió mucho para poder enseñar a terceras personas. Gracias

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.